200 millones de mujeres y niñas son víctimas de la mutilación genital femenina

For Halima, living with HIV has become a part of her daily life and everyday existence. A battle that she has learned to fight, a journey she is learning to over come, largely on her own. Her biggest fear is the thought of disclosing her status to her future husband and current boyfriend. She is frightened that he may not accept her status. She also worries about falling pregnant one day and ensuring that her child is HIV negative. Halima Mfaume is 16 years old. She lives in the Tandale area, down town Dar Esalaam in Tanzania. Halima’s dream is to become a hairdresser.
image-316674

For Halima, living with HIV has become a part of her daily life and everyday existence. A battle that she has learned to fight, a journey she is learning to over come, largely on her own. Her biggest fear is the thought of disclosing her status to her future husband and current boyfriend. She is frightened that he may not accept her status. She also worries about falling pregnant one day and ensuring that her child is HIV negative.
Halima Mfaume is 16 years old. She lives in the Tandale area, down town Dar Esalaam in Tanzania. Halima’s dream is to become a hairdresser.

Día Internacional de Tolerancia Cero con la Mutilación Genital Femenina

Al menos 200 millones de niñas y mujeres que viven en 30 países han sufrido la mutilación genital femenina, según un informe estadístico publicado la víspera del Día Internacional de Tolerancia Cero con la Mutilación Genital Femenina (6 de febrero).

El informe Female Genital Mutilation/Cutting: A Global Concern (La mutilación genital femenina: una preocupación mundial) destaca que la mitad de las niñas y mujeres que han sufrido esta práctica viven en tres países –Egipto, Etiopía e Indonesia; sin embargo toma como referencia estudios de menor dimensión y datos anecdóticos que prueban que la ablación es un problema mundial de derechos humanos que afecta a las niñas y las mujeres en todas las regiones del mundo.

La mutilación genital femenina se refiere a varios procedimientos distintos. Pero independientemente de la forma en que se practique, supone una violación de los derechos de la infancia.

“La mutilación genital femenina difiere entre regiones y culturas, y hay algunas formas que implican riesgos potencialmente mortales para la salud. En todos los casos, viola los derechos de las niñas y las mujeres. Todos debemos incrementar esfuerzos –los gobiernos, los profesionales de la salud, los líderes comunitarios, los padres y madres, y las familias– para eliminar esta práctica”, dijo la directora ejecutiva adjunta de UNICEF, Geeta Rao Gupta.

Según los datos, del total de mujeres que han sufrido la ablación 44 millones son niñas menores de 14 años. La mayor incidencia de esta práctica entre las niñas de esta edad se produce en Gambia, con un 56%, en Mauritania con un 54%, y en Indonesia, donde alrededor de la mitad de las niñas menores de 11 años han sido sometidas a la práctica. Los países con mayor prevalencia de  la mutilación genital entre niñas y mujeres de 15 a 49 años son Somalia, con un 98%, Guinea, con un 97%, y Djibouti, con un 93%.

En muchos países la mayoría de las niñas sufrieron la ablación antes de llegar a su quinto cumpleaños.

Según el informe han sufrido esta práctica 70 millones más de niñas y mujeres que en 2014. Esto se debe al aumento de población en algunos países y a los datos representativos a nivel nacional recopilados por el gobierno de Indonesia. A medida que se dispone de más datos sobre el alcance de la mutilación genital femenina aumenta la estimación del número total de niñas y mujeres que la han sufrido. Desde 2016, 30 países disponen de datos representativos a nivel nacional sobre la mutilación.

“Determinar la magnitud de la mutilación genital femenina es esencial para eliminar la práctica. Cuando los gobiernos recopilan y publican las estadísticas nacionales se encuentran en una mejor posición para entender el alcance del problema y acelerar los esfuerzos para proteger los derechos de millones de niñas y mujeres”, dijo Rao Gupta.

El trabajo para eliminar esta práctica es cada vez mayor. Las tasas de prevalencia de la mutilación genital femenina han disminuido entre las niñas de 15 a 19 años, como refleja el descenso de un 41% en Liberia, de un 31% en Burkina Faso, de un 30% en Kenya y de un 27% en Egipto en los últimos 30 años.

Desde 2008 más de 15.000 comunidades y distritos en 20 países han declarado públicamente el abandono de la mutilación genital femenina, incluyendo más de 2.000 comunidades el año pasado. Cinco países han aprobado leyes que penalizan la práctica.

Los datos también indican la desaprobación generalizada de la práctica, ya que la mayoría de las personas de los países donde existen datos sobre la mutilación genital femenina piensan que se debe eliminar. Esto incluye casi dos terceras partes de los niños y los hombres.

Pero estos progresos no son suficientes dado el crecimiento de la población: si las tendencias actuales continúan, el número de niñas y mujeres sometidas a la mutilación genital femenina aumentará considerablemente en los próximos 15 años.

UNICEF, junto con el Fondo de Población de las Naciones Unidas (UNFPA por sus siglas en inglés), codirige el mayor programa mundial para la eliminación de la mutilación genital femenina. Colabora en todos los niveles con los gobiernos, las comunidades, los líderes religiosos y otros aliados para poner fin a la práctica.

Con la inclusión de una meta sobre la eliminación de la mutilación genital femenina en los nuevos Objetivos de Desarrollo Sostenible para 2030, el compromiso de la comunidad internacional para poner fin a la ablación es más sólido que nunca


Leave a Reply

Your email address will not be published.