10 errores en la cama que cometes con tu pareja

Valencia Noticias | Redacción.- ¿Por qué es tan importante el sexo para una relación de pareja? Las relaciones sexuales suelen ser un momento de intimidad que fortalece el vínculo de la pareja, es una forma de comunicación entre ambos/as. Cabe destacar que cada pareja determina la importancia de los encuentros sexuales y la frecuencia de esos en su relación amorosa, así como su expresión afectiva.

errores-en-la-cama-infografia-dna-marilen-garceran-aulet-y-dna-paola-obrador-pellicer

Errores en la cama (infografía). Dña. Marilén Garcerán Aulet y Dña. Paola Obrador Pellicer.

10 errores frecuentes que cometemos en pareja en la cama:

  1. Pensar que el placer de mi pareja depende de mí. Podemos ayudar a ello, es decir, es importante saber qué le gusta a mi pareja y ponerlo en práctica, sin embargo, el placer de cada uno/a es una responsabilidad propia y no de la pareja. Por tanto, es importante conocernos para saber qué nos gusta y poder así comunicárselo a la otra persona y disfrutar más.
  2. Creer que el “sexo de verdad” es la penetración y que el resto son juegos previos que preparan para “lo importante”. Esto nos limita y empobrece nuestra vida erótica ya que sólo le damos importancia a los genitales y a una práctica en concreto, dejando de lado el resto de opciones igual de válidas y placenteras (sexo oral, masturbación, caricias, besos, masajes eróticos, etc.). Ampliar nuestra variedad en los encuentros sexuales y disfrutar de cada uno de ellos como una relación sexual plena, ayuda a ampliar nuestro conocimiento y placer sexual.
  3. Pensar que el deseo debe surgir de forma espontánea. Esto nos lleva a tener una actitud pasiva, cuando realmente el deseo es algo que muchas veces tenemos que favorecer para que surja. Por tanto, si mi deseo cambia a lo largo de mi relación de pareja puedo provocarlo fantaseando o llevando a cabo actividades que hagan que mi deseo aumente.
  4. Compararnos con cosas que hemos visto, leído o oído. Esto nos puede llevar a tener expectativas erróneas y a ejercer una presión sobre nosotros/as que puede perjudicarnos. Debemos tener en cuenta que cada persona es diferente y que no nos gusta lo mismo a nivel sexual; es por ello que debemos hacer lo que realmente nos apetece y nos hace sentir cómodos/as con nuestra sexualidad.
  5. Dar excesiva importancia a la duración o al orgasmo. El objetivo principal de las relaciones sexuales suele ser disfrutar y pasarlo bien; en este caso, durar más o menos no es lo importante, así como tampoco lo es el orgasmo. Es fundamental disfrutar de la relación sexual en sí, independientemente del tiempo que dure ésta o de que se alcance o no el orgasmo, ya que estos dos factores no son los únicos que tienen que ver con la satisfacción sexual. El camino que se recorre es igual o más importante que el final.
  6. La rutina. Hacer siempre lo mismo, de la misma manera, en el mismo lugar y/o en el mismo momento del día, es algo que puede agradar a algunas parejas, pero no a todas. A algunas les puede generar hastío, aburrimiento o falta de estimulación. Por ello es importante buscar nuevas opciones como, por ejemplo, hacerlo en otra parte de la casa o fuera de ella, no programar siempre los encuentros sexuales, variar las posturas, incluir algún juguete y todo lo que se nos ocurra y apetezca, buscando un consenso con nuestra pareja de forma que nos pueda resultar agradable a ambos/as.
  7. Priorizar la cantidad de relaciones sexuales por encima de la calidad. Más que el número de veces que se mantienen relaciones a la semana o al mes, lo más importante es que dichos encuentros sean satisfactorios para los/as participantes (lo cual, como hemos comentado, no tiene por qué ir ligado al número de orgasmos por sesión). No es conveniente considerar que hay que hacer el amor “porque toca” o “porque hace mucho que no lo hacemos”; por tanto, si tenemos en cuenta la calidad de nuestras relaciones sexuales y nos centramos en darnos placer, eso aumentará la probabilidad de que se desee repetir en el futuro.
  8. No estar centrados en el presente. Estar pensando en algo no erótico que sucedió en otro momento o que pudiera suceder nos distrae del presente (factor importantísimo para poder disfrutar). Por ello es recomendable intentar desconectar en el momento de los encuentros eróticos y centrarnos en lo que sentimos y hacemos, si nos gusta o no, en alguna fantasía incluso, etc. y darle importancia al momento en vez de pensar en lo que pasó o en las cosas que tengo que hacer mañana.
  9. Tener prisa. Aunque en algunos casos puede ser placentero y excitante, en otros puede resultar verdaderamente incómodo e incluso doloroso. Es importante consensuar con la pareja para saber si nos apetece un encuentro más rápido o por el contrario nos apetece más relajarnos y entregarnos al momento. Además, las prisas en muchas ocasiones no nos dejan abandonarnos y centrarnos en el presente.
  10. Creer que a todas las parejas que tengas les gustará lo mismo y de la misma forma que a las anteriores. Cabe tener en cuenta que ni a todas las personas nos gusta lo mismo, ni tiene por qué gustarnos lo mismo durante toda nuestra vida. Por tanto, debemos tener en cuenta que la comunicación es fundamental en estos casos. Preguntar y averiguar qué le puede gustar a mi pareja sexual y que esta sepa lo que me gusta a mí, es muy importante porque jugar a las adivinanzas puede acabar frustrándonos.

Por Dña. Paola Obrador Pellicer y Dña. Marilén Garcerán Aulet, miembros de Saluspot, psicólogas y sexólogas en el Instituto Psicología-Sexología Mallorca.


Leave a Reply

Your email address will not be published.